Un mensaje más ~ Reflexionando sobre el propósito de los Mensajes de Estado, también conocidos como “dormilonas”

El mes del amor comenzó con un mensaje del Ejecutivo, quien acató un mandato constitucional al presentar lo que, a su entender, han sido los logros de su administración hasta el momento y sus planes para el año en curso. Las reacciones no se hicieron esperar, lo cual no es de extrañarse, ya que los puertorriqueños solemos tener una opinión para todo. El caso es que el líder del principal partido de oposición no perdió tiempo en describir el discurso como “vacío, superficial y carente de propuestas para el futuro”.

Zutana y Mengano hicieron eco de ese punto de vista en conversaciones de pasillo, radio AM y redes sociales, mientras que Perencejo y Fulana defendieron a su líder y alabaron el discurso en los mismos medios, aún si no estaban completamente satisfechos. Ninguno tiene la razón. Ciertamente, el mensaje no carecía de palabras y señalaba muchas metas. Ahora bien, quien esperaba que el Gobernador fuera preciso al detallar sus planes y/o aceptara culpabilidad por las dificultades más recientes del país, todavía está esperando.

El remedio para el desasosiego es abandonar la mala costumbre de prestarle atención a los mensajes de “Situación del Estado”. Sin falla se repite el mismo teatro. El protagonista, gobernador (a) de turno, toca por encima los problemas que aquejan al país, se asegura de recalcar la mala herencia recibida del gobierno anterior, y endulza los temas de su desempeño y el porvenir con una retórica positivista. En turno, la crítica se confiesa sorprendida de que el mensaje no haya funcionado como un bálsamo milagroso que aquietara sus temores y afianzara su esperanza. Lo que es más, denuncian el que se utilice como herramienta política. Olvidan que los políticos no terminan de ganar una elección cuando ya ponen en marcha estrategias para la próxima. Esta revelación ofende a muchos quienes pretenden  que sus representantes, los políticos, vayan contra natura y no sean politiqueros. Un inverosímil, sin duda.

Sin embargo, como la esperanza es lo último que se pierde,  muchos insisten en esa utopía. Por lo tanto, nos ahorraríamos traumas y molestias si acabáramos con ese  ritual gastado del mensaje de “Situación de Estado”. Antes o después, los medios noticiosos se encargarán de informarnos de los puntos que los gobernadores señalan en dichos discursos, por lo cual los mismos se vuelven innecesarios. Claro, que entonces no habría más espectáculo, y puede que a muchos actores y actrices no les parezca.

Advertisements

One thought on “Un mensaje más ~ Reflexionando sobre el propósito de los Mensajes de Estado, también conocidos como “dormilonas”

  1. Cada cual ocupa el papel que le tocó en la novela porque a todos les resulta conveniente hacer la representación teatral correspondiente ya sea para publicidad gratuita, práctica para perfeccionar el dominio escénico, reconocimiento entre las masas, factor reconocimiento dentro de su partido, etc. etc. etc.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s