La supuesta flojera de Fortuño ~ analizando una entrevista al Gobernador

Desde los comienzos de su carrera política, Luis Fortuño ha sido constantemente tildado de flojo. Más parecido a Pesquera que a Rosselló, muchos menospreciaban a Fortuño, creyendo que no era lo suficientemente sanguíneo -siguiendo las clasificaciones de personalidad de Silverio Pérez- como para ocupar una posición de mandato en un país donde ese elemento suele ser requisito para obtener votos.

A pesar de ese impedimento, el joven con cara de yo-no-fui venció una contienda primarista contra veteranos de su partido y más tarde, cuando Aníbal le ganó a Rosselló, el nene sorprendió a todos al asegurar la Comisaría para el PNP.  Y sin embargo, el adjetivo de “flojo” lo persiguió hasta la campaña por la gobernación, cuando fue asociado al personaje animado Milhouse y llamado Flojuño.

Al día de hoy, a pesar de su victoria arrasadora en las pasadas elecciones, muchos siguen subestimándolo. Fortuño no es ningún flojo. Por el contrario, es un hombre de una seguridad apabullante, la de un hombre que cree tener la vida agarrada por los cuernos. Eso puede probarse a leer la entrevista que Mayra Montero le realizó para la pasada edición de domingo de El Nuevo Día.

En primer lugar, la escritora dejó claro que Fortuño está fresquecito. En él no se reflejan los estragos que se notaban en Acevedo Vilá a un año de tomar la gobernación. Esa es la prueba física de que Fortuño es mucho más fuerte de lo que la gente suele imaginar. En su posición, muchos otros estarían medio calvos y con ojeras hasta los cachetes, pero él no.

El Gobernador está consciente de su imagen y corrige: “(…) han malinterpretado lo cortés con lo valiente. Que nadie se equivoque: voy a hacer lo que tengo que hacer, lo voy a hacer y me voy a llevar al que sea por delante para lograrlo”. Yo le creo, estoy segura de que esa es su intención y pienso que es muy posible que cumpla con sus propósitos precisamente porque la gente lo subestima. Sospecho que Mayra Montero no comete ese error. Justamente por eso le hizo una entrevista tremenda. La escritora señaló el malgasto de fondos en la Legislatura, los problemas que no se resuelven con activar la Guardia Nacional y el machismo inherente de la campaña gubernamental “Promesa de Hombre”. De igual forma, obligó al Gobernador a enfrentar su inclinación republicana y reflexionar sobre su nivel socioeconómico que dista tanto del de la mayoría de los puertorriqueños.

No cabe duda de que Mayra Montero realizó bien su trabajo, y le sacó dos o tres frases notorias al Gobernador, pero sólo las que él quiso ofrecer. Ese comentario de que se llevaría a cualquiera por delante, al igual que aquel con el cual desaprobaba de Sarah Palin, fueron ambos fríamente calculados. A Fortuño no se le zafó absolutamente nada, contestó lo que le parecía conveniente y todo lo demás lo esquivó con la misma agilidad que esquivó aquel huevo meses atrás, aun cuando Montero tienen una puntería mucho más certera que aquel Tipo Común. Al final, Montero terminó oliéndole el perfume, porque aparentemente, -y encima de todo- el hombre ni suda.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s