Un mal que dura siglos ~ Estancados en el coloniaje

Dicen que no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista. Sin embargo, Puerto Rico lleva 517 años como colonia; 405 con España y 112 con Estados Unidos. No hay que ser Pitágoras para concluir que los puertorriqueños tienen cuerpos que resisten lo irresistible. La aseveración no es un cumplido, por el contrario. En lugar de denotar fuerza de carácter, demuestra lo opuesto. A parte del Grito de Lares, Puerto Rico nunca ha manifestado la voluntad para tomar una decisión sobre su estatus independientemente del colonizador de turno. España concedió la Carta Autonómica en el 1897, pero esta medida fue producto de cabildeo, no una acción de armas tomadas. Puerto Rico aun no se asentaba en la autonomía cuando surgió la Guerra Hispanoamericana y ¡saz!, aquellos esfuerzos se hundieron con el Maine.

Hoy día vamos en las mismas, poniendo nuestro destino en manos del Congreso. Y bien, sucede que Barack Obama, por muy democrático, joven y negro que sea, no tiene mayores consideraciones con la Isla que sus antecesores. Vale la pena hacer hincapié en las características que lo diferencian como político, pues fueron muchos los que pensaron que esos factores, combinados con sus lazos a Hawaii, -la última colonia en convertirse en estado de la unión americana-, lo harían más receptivo a la situación de Puerto Rico. Pero ese no parece ser el caso. Evidencia de ello es que el grupo interagencial que se reunirá en San Juan el próximo miércoles para llevar discutir temas de economía,  estatus y otros asuntos pertinentes a la sociedad puertorriqueña, no cuenta con un sólo puertorriqueño entre sus miembros.

Además, el representante de Illinois, Luis Gutiérrez, de ascendencia puertorriqueña, señaló a El Nuevo Día que ningún congresista federal de origen puertorriqueño fue consultado sobre el asunto. Gutiérrez procedió a preguntarse si el presidente enviaría a Israel un grupo de trabajo sin judíos. Sospecho que no. Por lo tanto, no es por pesimista que, al igual que Gutiérrez, creo que la audiencia del miércoles no tendrá consecuencias, sino que “terminará en un archivo en el volumen número 17 de la trágica y larga historia de las audiencias federales sobre Puerto Rico”. Esa es la conclusión lógica, la falta de puertorriqueños en un “task force” sobre Puerto Rico demuestra que no hay ganas de resolver el asunto. Entonces, podemos entender que por lo pronto, nos quedamos en las mismas.

Siendo justos con el presidente, la verdad es que el cobre de la Reforma de Salud americana ha resultado más difícil de batir de lo que se imaginara en un principio, por lo cual tanto Obama como los demócratas tienen una buena excusa para prestarle poca atención al asunto del estatus de Puerto Rico en estos momentos. La pregunta es cuándo habrá tiempo. Pero no hay por qué desesperarse, con los americanos sólo llevamos un siglo y ya nos tiraron el hueso del ELA. Esperemos que decidir el próximo paso les tome menos tiempo que a los españoles. Mientras tanto, resistimos el paso de los años.

Advertisements

3 thoughts on “Un mal que dura siglos ~ Estancados en el coloniaje

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s