Política y Mafia ~ El corto trecho

En días recientes, la prensa puertorriqueña ha reaccionada airada, sorprendida y hasta ofendida ante el descubrimiento de una conexión entre políticos del Partido Nuevo Progresista y el ahora notorio Junior Capsula, el más buscado por las autoridades puertorriqueñas y dominicanas. El asunto va como sigue: el periódico Primera Hora encontró y publicó varias cartas en las cuales miembros de la alta esfera del PNP cabildeaban individualmente para que  José Figueroa Agosto, un narcotraficante y asesino convicto, recibiera un indulto o clemencia ejecutiva.

Tremenda debió haber sido la sorpresa del representante Antonio “Toñito” Silva, el ex alcalde de Bayamón, Ramón Luis Rivera, su hijo y sucesor Ramón Luis Rivera Cruz y al ex alcalde de Toa Alta y convicto por corrupción Ángel “Buzo” Rodríguez, entre otros, al hallarse tirados al medio quince años después de haber hecho las peticiones que el entonces gobernador Pedro Rosselló no concedió. En todo caso, no hubo mucha ocasión para otorgar el perdón, ya que tras cuatro años de encierro, Capsula se fugó de la prisión donde cumplía una sentencia de 209 años por secuestro y asesinato. A partir de entonces, el prófugo se ha especializado en el envío de cocaína de la República Dominicana a Puerto Rico y Estados Unidos.

Ahora bien, la implicación detrás de la revelación de las mencionadas cartas es que eso significa que los políticos que las escribieron están conectados al “bajo mundo”. Eso podría o no ser cierto, pero las cartas no pueden considerarse como evidencia. No debería ser así, pero el hecho es que un político firma ese tipo de carta por chistar, sin prestarle demasiada atención, por cumplir. Después de todo, a ellos no les corresponde la evaluación minuciosa de los pros y los contras a la hora de otorgar un perdón ejecutivo; eso es trabajo de la Junta de Libertad Bajo Palabra.

Definitivamente resulta sospechoso que Toñito Silva visitara a Figueroa Agosto en prisión, pero en cuanto los demás, la gente exagera en sus recriminaciones, como si este tipo de situación no fuera común en la política, independientemente de partidos. Francamente, el trato con individuos de dudosa fibra moral es más bien un gaje del oficio político. Por la forma en que se ha concebido, la participación en ese ruedo exige gasto de dinero y ¿quiénes lo tienen de sobra? Los narcos. Es una secuencia de eventos lógica, los políticos necesitan dinero, ellos necesitan poder. Hablo de quid pro quo.

Como ejemplos modelo tenemos a los Kennedy, quienes ascendieron en la escala social estadounidense mientras mantenían alianzas con la mafia italiana, o los archienemigos de esa casta, los comunistas castristas, quienes varias décadas atrás fueron agarrados con las manos en la droga, mientras alquilaban los puertos cubanos como punto de encuentro para el narcotráfico entre América del Sur y Estados Unidos. Como estos hay muchísimos otros ejemplos. No quiere decir que esté bien, para nada, pero no debería sorprendernos. Sobre todo, aunque sea contra natura, debemos tratar de no ser tan exagerados, de no llamar a la inquisición a la más mínima provocación, pues el idealismo no sienta bien en el trópico.

Advertisements

One thought on “Política y Mafia ~ El corto trecho

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s