Le pasan el rolo a Coquito ~ pintura azul para el mural de Torres de Sabana

El pasado lunes 11 de mayo, el gobernador Luis Fortuño participó de un operativo llevado a cabo por autoridades federales y locales en el residencial Torres de Sabana de Carolina como parte del proyecto “Golpe al punto”. Este operativo estaba dirigido a desmantelar lo que queda de imperio de José “Coquito” López, narcotraficante que fue asesinado en el verano del 2006. Como parte de ese esfuerzo, se borró un mural del difunto dibujado en toda su gloria. El propio Gobernador participó de esa labor, tomando un rolo de pintura y pasando por encima del rostro de Coquito con pintura azul (por supuesto). En el operativo como tal se arrestaron 39 personas, entre ellos el supuesto sucesor de Coquito, pero lo que más llamó atención fue el gesto del Gobernador. Hubo quienes le recriminaron lo que consideraron un photo-op, una maniobra política para ganar aprobación. También hubo quienes consideraron que había problemas más importantes que atender y otros más que consideraron ofensiva su acción, defendiendo las buenas acciones del fallecido, aludiendo a la importancia que tuvo para muchos de sus vecinos.

Nadie fuera de su círculo más personal puede jurar que su sólo propósito era aparecer en las noticias de la tarde, pero vale la pena recordar que eso no mina la acción, no cancela el efecto. Por otra parte, aunque muchos lo nieguen, el mundo no deja de girar porque la economía esté en crisis y/o el sistema de la UPR esté en huelga. Nuestro problema de narcotráfico sigue latente y debe ser atendido, imposible negarlo. Más bien parece quejarse por el gusto de hacerlo, por la costumbre. Pero de otra parte está la última queja, la que defiende la memoria de Coquito, a quien el Gobernador se refirió como un “héroe falso”. Mi opinión es que tiene razón. No cabe duda de que era un héroe para mucha -demasiada- gente, pero eso no lo hace merecedor del título, del pedestal. Era un criminal glorificado, mitificado, como los hay muchos, más de los que uno imagina. Nosotros sólo conocemos los que salen en la televisión, los que los federales agarran o mueren en balaceras.

Coquito fue uno de esos últimos, a quien la fama y la forma en la ganó le costó la vida. Y sin embargo, ese dramático fin, luego de días en el hospital y llamadas de senadores procurando por su salud, sólo sirvió para magnificar su leyenda. Hoy, años más tarde, esa leyenda sigue cobrando víctimas, jóvenes deslumbrados por el brillo de las prendas, y los carros caros, admiradores de su codeo con cantantes. Escuchaban “Dímelo Coco. Blin, Blin Music” y pensaban como sería que el nombre pronunciado fuera el suyo. Soñaban con tener ese poder, ser respetados y temidos como cheche del barrio, mandamás del caserío. Ellos quisieron estar en su lugar y en la actualidad muchos le acompañan, bajo tierra.

Aun así, el puesto sigue siendo codiciado. Tal vez se debe a que en ciertos entornos las expectativas de vida son mucho menores que en el resto país. Quizás por eso Coquito es una figura a seguir, porque el pensamiento es vivir hoy y dejar mi marca, porque no hay mañana seguro. En lugar de tratar de superar las expectativas, o simplemente salir de ese ambiente, se encierran. Siguen a sus héroes de mentira, como moscas que siguen el brillo de una trampa de luz hasta llegar a su fin. Ese es el saldo de la leyenda de Coquito, la reproducción de la tragedia, la perpetuación de la miseria. No importa cuántos regalos haya obsequiado en las Navidades, ni las fiestas que costeó ni los artistas que llevó. Si lo ponemos en una balanza, se queda corto, cortísimo, ante la ristra de muertos que dejó atrás. Por eso estoy de acuerdo en que quiten el mural, que lo borren de la memoria colectiva, para que a nadie más se le ocurra tomarlo de ejemplo. Eso no quiere decir que no vaya a haber bichotes en Torres de Sabana, que no perdamos jóvenes ante esa ilusión, pero tal vez perdamos menos. No se pierde nada con tratar, pero si callamos y dejamos el mural, le damos la espalda al problema y somos cómplices.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s