Se acabó la huelga…por ahora

“Cuando teníamos las respuestas, de pronto, cambiaron todas las preguntas”
-cita atribuida al escritor uruguayo Mario Benedetti

El pasado lunes 21 de mayo, unos 2,904 estudiantes ratificaron los acuerdos entre el Comité Negociador Nacional de Estudiantes y la Junta de Síndicos, acabando así la huelga que comenzó el pasado 23 de abril. Sin embargo, más que acabada, la huelga del sistema UPR parece estar en pausa, puesto que al mismo tiempo se aprobó una moción para decretar un voto de huelga preventivo en caso de que la administración aumente los costos de estudios el próximo semestre mediante un cargo especial.

Y es que a pesar de que los bandos estuvieron de acuerdo en no implementar cuotas o aumentar el costo de los créditos para el próximo semestre, nada impide que la administración proponga aumentos para el semestre que comenzará en enero de 2011. De hecho, el documento que especifica los entendidos entre los estudiantes y la administración anticipa que para enero se  implemente una nueva cuota, adicional a los costos de matrícula, de aproximadamente $400 por semestre. De implementarse esa medida, se espera que en enero se haga un cobro retroactivo de la cuota del semestre 2010-2011, por lo cual la cantidad a pagar será $800.

En ese caso, ¿realmente hay razón alguna para celebrar? Mientras celebran el fin de esta huelga, los huelguistas más dedicados admiten que se avecina otra lucha en enero como sí nada. Ejemplo de eso es el líder universitario Giovanni Roberto, a quien Primera Hora citó diciendo que en caso de que se implemente una cuota “se retomará la lucha. Cómo y en qué circunstancias, no se sabe. El movimiento estudiantil lo decidirá”. Por lo tanto, aquí no se ha resuelto nada, tan sólo se ha pospuesto.

Sin embargo, expertos como el reconocido analista político y profesor de la UPR, Julio Muriente, aplauden la huelga como un ejemplo de la democracia participativa. Eso puede ser cierto, pero dudo que el propósito de todo esto fuese poner en práctica teorías de ciencias políticas, sino evitar que los estudiantes fueran el cordero de sacrificio a la hora de resolver el déficit presupuestario de la Universidad. Por lo tanto, ¿realmente podemos cantarnos vencedores con la sombra de otra huelga a la vuelta de la esquina? No lo creo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s