Las excusas de Rivera Schatz

El pasado viernes, el presidente del Senado de Puerto Rico, Tomás Rivera Schatz, literalmente le cerró las puertas de la Legislatura a la prensa. Así porque sí, sin encomendarse a nadie. Ante las protestas de medio país, desde periodistas y estudiantes, hasta miembros de su propio partido, el presidente readmitió a los periodistas, pero no a los fotoperiodistas. Papel y lápiz sí, cámaras no. Queda claro que sin evidencia visual como fotos y vídeos, cualquier senador puede desmentir las alegaciones de un periodista. Como era de esperarse (y como debe ser), los medios han exigido que se revoquen las restricciones en su contra, pero Rivera Schatz no cede más. Por el contrario, asegura que bajo su mandato, “este Senado, mejor que ningún otro previo, ha permitido que todos los actos sean públicos”.

En adelante, quiso justificar su determinación indicando que en los tribunales los periodistas pueden sentarse en las salas y tomar notas, pero los fotoperiodistas no tienen acceso. El senador olvida que el cuerpo que preside no es un tribunal, sino la casa de las leyes de este país y por lo tanto, las circunstancias son diferentes. La presencia de camarógrafos y/o fotógrafos puede constituir una violación a la privacidad de las partes en un caso judicial, por lo cual resulta prudente excluirlos de esos procesos. Ahora bien, si los senadores no tienen nada que ocultarle al pueblo que los escogió, no hay razón para que imiten a los tribunales.

Empero, Rivera Schatz insiste en que el pueblo tiene acceso a los procesos legislativos ya que las sesiones se transmiten íntegramente en vivo o diferido por un canal comercial y además, el Senado cuenta con una página de Internet donde se resumen los acontecimientos dentro de ese cuerpo legislativo. Sin embargo, debe señalarse que el Senado cuenta con un equipo de comunicaciones que graba y edita según la conveniencia del jefe, o sea, Rivera Schatz.

Mientras tanto, en cuanto a las protestas de miembros del Partido Popular Democrático a favor de los derechos de la prensa, Rivera Schatz asegura que “aquí hay unos compañeros que lo que quieren es llamar la atención porque tienen un pobre récord legislativo. Lo que quieren es hacer ruido innecesario”, dijo Rivera Schatz. En cuanto a los reclamos de que sus acciones constituyen una violación a los planteamientos de la Constitución, el senador vuelve a recostarse de que los redactores tienen acceso. Ante la terquedad del presidente del Senado, se ha iniciado un proceso legal en su contra. Adicionalmente, el pasado miércoles 30 de junio, estudiantes y ciudadanos en general se manifestaron en contra de las decisiones del cuerpo legislativo, acto que terminó en un enfrentamiento entre los protestantes y la Policía.

Entre tanto, el gobernador Luis Fortuño se queda en mute, limitándose a desear que el asunto se resuelva. En lugar de reprender a Rivera Schatz según le corresponde como presidente del partido en que ambos militan, el Gobernador hizo un llamado a los políticos de oposición a que sean cautelosos al asociar a Rivera Schatz con el nazismo en general y Adolfo Hitler en particular, pues eso puede lacerar al sector hebreo. ¿Huh? Bueno, si lo que el Gobernador desea es que dejen de comparar al presidente con el difunto dictador, lo primero que debería hacer es enfrentársele. De lo contrario, aumenta las similitudes. Después de todo, a aquel tampoco lo desafiaron, hasta que fue demasiado tarde.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s