Nada es peor que un bruto con iniciativa – Anónimo

A través de los años, se ha discutido repetidamente la posibilidad de implementar algún tipo de prueba de intelecto a aquellos individuos que deseen ocupar un puesto electivo. De hecho, aproximadamente cinco años atrás, asistí a una conferencia de la senadora penepé Margarita Nolasco en la cual se le abordo sobre este tema. Nolasco planteó que eso no podía ser puesto que un principio democrático es que los legisladores representen a la población en general.

En otras palabras, los brutos también tienen derecho a mandar, cosa que puede ser larga y extensamente debatida. Entonces, ¿qué me dicen si en lugar de pruebas de I.Q, los sometemos a evaluaciones psicológicas? ¿Me van a decir que los locos también tienen derecho? La necesidad de ambos cedazos es evidente. Para muestra, dos botones:

Primero tenemos el ejemplo del “Chuhin”, senador cuyo nombre ya olvidamos. Todo Puerto Rico sabe que uno de los requisitos para ser contratada por este legislador es poseer una figura rompe curvas. Si bien es cierto que esta tendencia no constituye desequilibrio mental, sino sinvergüenza,  su afán por auto declararse brujo y adivino apunta a desviaciones más serias. ¿Se supone que confiemos nuestras leyes a una persona que se dedica a predecir el resultado de encuentros boxísticos, y de paso, falla?

Por otra parte, esta “Chemo” Soto, alcalde de Canóvanas. Ay, “Chemo”. Primero fue el rollo del Chupacabras. Después lo del gabán escrito. Ambas fueron exposiciones de ridiculez, pero no necesariamente de falta de inteligencia. Después de todo, el Chupacabras puso a Canóvanas en el mapa y el gabán atrajo atención a sus problemas. Sin embargo, no hay forma de justificar su exabrupto más reciente, esta vez en contra de Ricky Martin. Según el alcalde, las revelaciones del cantante sobre su sexualidad pueden influenciar y “confundir” a otros porque es “una figura querida”.  Lo que falta es que diga que como Lucecita también es querida ha influenciado a las mujeres puertorriqueñas a optar por la soltería. De veras es imposible racionalizar la idiotez de su lógica.

Tomando estos ejemplos en consideración, solo dos entre el amplio repertorio a nuestra disposición, ¿todavía nos preguntamos si es necesario emplear métodos más rigurosos a la hora de seleccionar a nuestros representantes políticos?

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s