Diciembre

No publiqué un solo escrito en todo el mes de diciembre. Exámenes y proyectos finales, buena televisión y trabajo podrían servir como justificaciones, pero la verdad es que simplemente no quería escribir. Mi filtro emocional (ese que nos permite renegar al subconsciente los problemas del mundo para no sucumbir a la depresión) no resiste la tragedia en que se ha convertido la situación en el Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico.

Aun así, no había forma de ignorar los soldadores que abrieron los portones, ni los guardias de seguridad que insultaban a los estudiantes, y mucho menos el salpafuera que se formó cuando policías y estudiantes se enfrentaron bajo mi ventana de Plaza Universitaria. Entonces entras al beauty y el estilista que ya te conoce te dice “Tú estás en la Upi, ¿verdad nena? ¿Ay mija y esa Universidad? Está malo eso.” Cada vez que vas a casa de la abuela, “Te cuidas, ¿oíste nena? No te metas en revoluces.” Etcétera, etcétera.

La Universidad es omnipresente. Por lo tanto, tal vez debí enfrentar el problema hace tiempo, pero de cualquier forma, quedaba la pregunta de qué exactamente debía escribir. Cuando se trata de hablar de la Upi, es imposible no ofender a alguien. Por supuesto que cada cual tiene derecho a su opinión pero, ¿vale la pena buscarse problemas con familiares y/o amigos a cuenta de la Universidad?

Por más que discutamos si la cuota es o no justa, si los guardias son abusadores o los estudiantes los provocan, eso no cambia el hecho de que, al final, la decisión no esta en nuestras manos. Que tal si al final, a pesar de todo esfuerzo, terminamos teniendo que pagar los dichosos $800 y estudiando con la policía dentro de los portones. En ese caso, ¿habrá valido la pena enemistarse con medio mundo? La respuesta es no.

En cualquier lugar, hay que arriesgarse, así que aquí van dos o tres factores acerca de esta situación (a mi juicio incuestionables) para acabar con este hiatus.

1.       Esa cuenta no esta fácil. No importa si tu papa es medico o mecánico, si tienes beca o no. Repito, no esta fácil.

2.       No sabemos exactamente como se va a administrar ese dinero ni hasta cuando tendrá que pagarse.

3.       Tener a la policía en el recinto es incomodo, independientemente de quien seas o de que lado estés.

4.       Ambos lados cometen errores constantemente, lo cual hace difícil ponerse del lado del uno o el otro.

Estos son los hechos. El tiempo se esta acabando y la solución no parece estar mas cerca que en diciembre cuando empezó esta huelga.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s