To be or not to be: El lío de la identidad

El 21 de enero, el periódico español El País publicó una entrevista al gobernador de Puerto Rico, Luis Fortuño. Al preguntársele sobre la identidad puertorriqueña, el mandatario sostuvo que los puertorriqueños somos estadounidenses, biculturales y bilingües. Al día siguiente había dos o tres artículos en cada medio noticiosos en Puerto Rico, todos discutiendo las declaraciones.

En seguida, el Gobernador aclaró que lo de biculturales incluye ser “boricuas, americanos e hispanos”. Entonces ya no seríamos biculturales, sino multiculturales o algo por el estilo. No importa, el caso es que  a pesar de recalcar la susodicha mancha de plátano, ya no había vuelta atrás, el linchamiento público estaba decretado. Quizás es que, de un tiempo para acá, estamos predispuestos a criticar todo lo que salga de boca del Gobernador, aunque sea un “buenos días”. Hay muchas razones para ello, pero no vienen al caso. Analicemos exactamente qué fue tan ofensivo.

Dijo que somos boricuas. Suprimió el “pa’ que tu lo sepas” pero aún así lo dijo y es verdad. Ok. Ahora vamos a lo de americanos.  En cuanto a lo de hispanos, de Hispanoamérica. Los puertorriqueños somos hispanoparlantes que vivimos en América, así que también aplica. Por último, Puerto Rico está en América y la vasta mayoría somos ciudadanos americanos así que sí, también se puede decir que somos americanos. Muchos estarían más cómodos si hubiera añadido la palabra “ciudadanos” antes de lo de americanos, pero lo cierto es que la línea entre una cosa y la otra es bastante fina.

Tal vez lo más inflamante fue el título del artículo, “Puerto Rico es EE.UU., pero no todos lo tienen claro”. Este es un comentario basado en una relación de más de cien años con Estados Unidos, un lazo innegable, independientemente de si nos gusta o no. Ahora bien, que si todos los puertorriqueños podemos estar de acuerdo con la forma en que el Gobernador lo pone, pues no. Es posible que la mayoría entienda que ser una colonia no es lo mismo que formar parte de un país. Sin embargo, Fortuño tiene derecho a su opinión, ¿cierto?

Al fin y al cabo, ¿a quién le sorprende que lo ponga de esta forma? No se puede olvidar que Luis Fortuño es penepé, estadista, y por lo tanto, actúa a base de esa ideología. En efecto, el estadísimo requiere un poco de lo que los estadounidenses conocen como wishful thinking, y eso es lo que Fortuño emplea al hacer ese comentario – proyecta lo que el quisiera que fuera una realidad.

Hay puertorriqueños que quisieran que la cultura estadounidense no influyera sobre la nuestra en lo absoluto, pero el hecho es que eso es lo que ha estado ocurriendo desde que se firmó la Ley Jones en el 1917. Al día de hoy, somos muchos los que hablamos en spanglish, celebramos el Día de Acción de Gracias y peregrinamos a Disney World en verano. Para más decir, no somos el único país que recibe influencia estadounidense. En la era de la globalización suena casi arcaico hablar de esta forma, cuando todos podemos ser receptores y emisores.

Teniendo todo esto en cuenta, el único alegato verdaderamente falso de entre las declaraciones del Gobernador, es que haya asegurado que los puertorriqueños somos bilingües. Es llevar aquello del wishful thinking a otro nivel. Simplemente no hay forma de sostener el argumento. Si al mandatario esto no le complace, debe hacer algo al respecto a través del Departamento de Educación, en lugar de negar lo que para el resto del país parece evidente.

En resumidas cuentas, la identidad de cada individuo es justamente eso, opinión personal. Es completamente innecesario encasillarnos en una definición u otra. Cada cual tiene la capacidad de definirse por su cuenta. No hay necesidad de sostener una problemática si, independientemente del estatus o el gobernador de turno, nadie puede obligarte a sentir que eres una cosa o la otra. Para más decir, si alguien se siente incómodo con que se le confunda con un americano, tiene la opción de renunciar a la ciudadanía.

Siempre van a haber ocasiones en que un político será puesto en una posición de hablar de los puertorriqueños como colectivo y en ese caso, no importa lo que digan, nunca será posible que satisfaga a todos.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s