$100,000 para gastar ~ y eso, que no hay chavos

El próximo lunes, 28 de febrero, se inaugurará una nueva “Galería de Gobernadores” en el Capitolio de Puerto Rico, la cual contará con la nueva adición de los bustos en bronce de los ex gobernadores Pedro Rosselló González y Aníbal Acevedo Vilá. Estas obras serán exhibidas en conjunto con los bustos de Jesús T. Piñero, Roberto Sánchez Vilella, Luis A. Ferré, Rafael Hernández Colón y Carlos Romero Barceló. Para completar la colección, aún faltan representaciones de Luis Muñoz Marín y Sila María Calderón.

Hasta este punto, todo más o menos bien. Eso de inaugurar salas y mandar a hacer obras de arte en honor de ex mandatarios es parte del protocolo adscrito al ámbito político. De hecho, el Senado también aloja pinturas de cada uno de sus presidentes y en Fortaleza hay un pasillo con retratos de los ex gobernadores. A su vez, recientemente hubo algo de controversia por la instalación de las estatuas de los presidentes estadounidenses que en algún momento visitaron la Isla.

Nada, toda una cuestión de pomposidad que data de los años de la guácara en los cuales los miembros de la realeza posaban una y otra vez para la creación de retratos. Entonces, al igual que hoy, el susodicho “pueblo” costea tales vanidades. Sin embargo, hay una diferencia muy marcada entre, digamos, los Tudors ingleses y los políticos puertorriqueños de hoy. Y es que en la actualidad existe la cámara digital, por lo cual es completamente innecesario gastar un dineral en una pintura.

Este factor tiene especial relevancia al tener en cuenta el marco socioeconómico de Puerto Rico. En un momento en que se instituye una “cuota especial” de $800 a cada estudiante del sistema UPR, cuando la fila de desempleo no hace más que alargarse luego de los despidos a consecuencia de la Ley 7, parece mucho más que frívolo el que se gaste más de $100,000 en semejante cosa. Se queda uno boquiabierto, como queriendo decir “¿en serio…tú me estás vacilando?”.

No, no son bromas. Ese, según las declaraciones del superintendente del Capitolio, Eliezer Velásquez, a El Nuevo Día, fue el costo. Peor todavía, no se deja claro si el mismo incluye la confección de los dichosos bustos. Teniendo en cuenta el valor del cobre y la maniobra, probablemente no. Entonces ¿en qué quedamos? Debemos preguntarnos si este sentir tan elemental para todos aquellos con dos dedos de frente jamás fue anticipado por aquellos responsables de esta situación.

¿Será que no ven lo inapropiado de este gasto en tiempos en que el gobierno hace un llamado a la austeridad? ¿O es que ya no les importa?  Cualquiera que sea la contestación de cada cual, la verdad es que es tiempo de hacerlos ver, de recordarles a cada uno de esos políticos de carrera, tan acostumbrados a la burocracia y el protocolo de lo que significa la democracia: que ellos están donde están gracias al resto de un país y que por tanto, le deben respeto.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s