¿Para qué dan 30,000 dólares?

¿Para qué dan 30,000 dólares?  Habrá quienes digan que, así como están las cosas, para poco. Depende de a quién se le pregunte. Puede que un estudiante riopedrense piense que es suficiente para que 30,000 de sus compañeros paguen la cuota y les sobre algo para libros. Un ama de casa podría sacarse de encima las cuentas retrasadas de agua, luz y teléfono, la escuela de los nenes, la mensualidad de la guagua y la hipoteca. Un enfermo piensa en las cuentas del hospital y todo lo que los seguros no cubren. Para otros, es más de lo que ganan en un año.

Mientras tanto, para los legisladores puertorriqueños esa suma no es más que petty cash, cantidad justa para darse un paseíto con los panas a la capital americana. Y es que en estos días, 16 legisladores del PNP y el PPD asistieron a la Conferencia de Legisladores Estatales de Estados Unidos (NCSL), cortesía del erario público.

Estrictamente hablando, nuestros honorables legisladores ni siquiera deberían cualificar dentro en ese grupo, pues Puerto Rico no es un estado. Por otra parte, está el cuestionamiento sobre precisamente en qué beneficia a los puertorriqueños este gasto, qué le sacamos a tanta conferencia si al final vuelven a la Isla con las mismas ideas de siempre, a legislar las mismas estupideces.  

Adicionalmente, está una pregunta que ya nos hicimos el año pasado en esta misma fecha, cuando el representante Jorge Navarro quiso zafarse de acusaciones de prospasado, alegando que se acercaba a una joven periodista estadounidense más de la cuenta porque no dominaba el inglés, y por tanto, no la entendía bien.

La pregunta tiene dos partes, primero: ¿cuál es el punto de ir, por motivos de trabajo, a un lugar que habla X idioma si tal idioma no se entiende? En segundo: ¿por qué demonios hay políticos estadistas y estadolibristas que no saben inglés?

Las contestaciones son sencillas. Van porque el viajar de gratis es uno de tantos privilegios poco justificados que los legisladores disfrutan y que de ser llamados a hacerlo, defenderán a capa, espada y hasta machete si es necesario. Resulta obvio ni siquiera el protocolo require que enviemos 16 representantes a la conferencia. Basta y sobra con que vayan los que al menos mastican el susodicho “difícil”. Seguro que la conferencia podía llevarse acabo a pesar de su ausencia. Sin embargo, van, simple y llanamente por que pueden.

En cuanto a la segunda interrogante, el hecho es que hay políticos estadistas y estadolibristas por la misma razón que hay personas comunes y corrientes, de los mismo partidos, con el mismo problema. Porque a pesar de lo mucho que en este país se habla de la ideología y el estatus, son pocos los que saben lo que el partido que defienden representa, lo que conlleva su plataforma política. Menos aún, los que están dispuestos a hacer algo más que hablar para lograr unas metas.

¿Y cuál es el saldo? Nos quejamos pero seguimos votando por ellos o por otros muy parecidos y si no es así, no nos importa lo suficiente como para hacer algo al respecto, como para exigir un mínimo respeto. Nos quejamos en los salones de clase, el “beauty” de esquina o en la sala de espera, pero no hacemos nada. Y mientras tanto, los legisladores de paseo por Washington y en Puerto Rico, estudiantes sin poder pagar su matrícula, amas de casa con cuentas por pagar y el enfermo más afectado por las cuentas que por la enfermedad.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s