“Yo tenía una luz, que a mí me alumbraba…” ~ Cortes de luz en La Perla

El pasado sábado, 2 de julio, decenas de residentes de La Perla, con velas en mano, realizaron una manifestación frente a su barriada. No se trataba de un llamado a la paz, ni una proclama anti narcotráfico o algo por el estilo. Ni siquiera de abuso policiaco, no. Las velas de luto eran en honor a la luz eléctrica que muchos perdieron el día anterior, cuando personal de la Autoridad de Energía Eléctrica desconectó una serie de tomas ilegales en unas 100 residencias de la barriada del Viejo San Juan. Más rápido que lo que se monta una conexión truqueada, la portavoz interina de los residentes, Tania Amigon (suplente del líder de la comunidad, Jorge Gómez González, arrestado días antes), organizó la actividad que, por supuesto, contó con cobertura mediática.

Al día siguiente, con el mismo amor que se les quitó, se reconectó el servicio a 37 familias. El proceso contó con la cooperación de los empleados de la Oficina de Ayuda al Ciudadano del Municipio de San Juan, quienes junto a una docena de trabajadores sociales orientaron a los residentes de La Perla sobre programas de ayuntamiento, según aseveró José Agostini, director del departamento. Aun así, los vecinos de La Perla protestaron nuevamente al día siguiente de celebrar el 4 de julio, esa vez frente al edificio federal en Hato Rey, donde denunciaron la violación de derechos civiles por parte de autoridades estatales y federales.

¿Cuál era la violación si ya estaban reconectando la indispensable luz eléctrica? Pues la posibilidad de que la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados verificara si se hurtaba agua potable en el sector. Hay que suponer que cuando Amigon habla de abusos alude a una persecución hacia ella y su comunidad, aunque nunca llega a expresarlo adecuadamente. Después de todo, para eso están los periodistas, quienes  llenan los blancos con comentarios solidarios y escenas del video para la canción de Calle 13 sobre la famosa barriada de trasfondo.

Cualquiera que escucha La Perla, que habla de “flores que nacen por ramilletes”, pero no de la oferta de “pasto, perico, pali”, sabe que se trata de una idealización de La Perla. Al poner el susodicho video, el noticiero perpetúa esa percepción. Y no es que se vaya a dudar que, como Amigon y otros entrevistados nos recuerdan, en La Perla haya gente decente. Eso nunca estuvo en cuestión. Lo que sí lo está es la gansería de muchos, la cual se evidencia cuando una persona se para frente a una cámara de televisión y asegura que no ha pagado luz eléctrica en 60 años y que no piensa empezar ahora. Entonces no hay más remedio que admitir que La Perla no encierra todas las virtudes humanas, como algunos reporteros, cantantes y/o líderes comunitarios nos harían pensar.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s