Don’t believe everything you read…or see or hear ~ La demagogia de la Comay y su influencia sobre la opinión pública en Puerto Rico

En el día de ayer, la agencia de noticias Asociated Press publicó un artículo respecto al personaje La Comay y su impacto en la sociedad puertorriqueña. La pieza, titulada Puerto Rico Enthralled by Cheeky Newscaster Puppet, contiene una serie de exageraciones y adolece de falta de contexto.

Por ejemplo, se alega que la Isla se detiene cada día a la hora del programa y que la Comay es reconocida por conseguir entrevistas codiciadas. Es imposible negar que SuperXclusivo domina su horario, pero eso no es mucho decir. Después de todo, hay muy pocos canales locales. En cuanto a las entrevistas, como regla general, los puertorriqueños no le huyen a las cámaras, todo lo contrario.

En cualquier caso, la parte más problemática de este artículo es la cita al reverendo Juan Matías, quien asegura no ser fanático de la Comay, pero la aplaude por mantener casos como el del niño Lorenzo González en el ojo público. De hecho, según el religioso, si no fuera por la presión generada por ella, el caso estaría muerto.

En efecto, son muchos los que alaban la labor investigativa de Kobbo Santarrosa y sus secuaces como si eso los redimiera. Sin embargo, su diatriba propaga una visión errónea del proceso criminal. Veamos:

1. El sistema penal de Puerto Rico parte de la premisa de que un acusado es inocente hasta que se pruebe lo contrario, concepto que como muy bien puede atestar Pablo Casellas, es completamente ajeno para la Comay.

2. En los casos criminales, la culpabilidad debe probarse más allá de toda duda razonable. En otras palabras, se requiere prueba contundente para lograr una convicción. La Comay no comprende que una investigación criminal es por necesidad un proceso largo y que de nada vale radicar un caso investigado a medias para luego perderlo en un tribunal.

3. La labor de fiscalía no es saciar la curiosidad o el morbo de la ciudadanía, sino reunir la prueba que cumplirá con los requisitos evidenciarios para poder presentarse en sala en contra de un acusado. Cada minuto que un fiscal pasa contestando las preguntas de un alicate de Kobbo Santarrosa es un minuto más que posterga ese trabajo.

La mayoría de las personas desconocen esta información, hecho que Kobbo Santarrosa aprovecha para disparar de la baqueta, pues sabe que su audiencia no lo puede contrariar. Como resultado, gente como el reverendo Matías piensa que el Ministerio Público está fallando al demorar en presentar cargos.

La realidad es que con toda probabilidad, fiscalía dilata porque aún no tiene la prueba necesaria para sustentar el caso del que se trate. Bajo esas circunstancias, sería irresponsable actuar de otra forma. Kobbo Santarrosa puede citar fuentes anónimas, fiscalía no.

A fin de cuentas, para las personas detrás de SuperXclusivo, Lorenzo no es más que una carnada para atrapar “ratings” y auspiciadores. El altar con la foto y la velita -perfectamente posicionado para las cámaras- no es más que un mecanismo mediático. No se puede negar que la dichosa muñeca llena un vacío en los medios puertorriqueños, pues el resto de la prensa “mainstream” no suele destinar recursos al periodismo investigativo. Eso no quiere decir que lo haga bien.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s